Todos somos misioneros

ÍNDICE

1. Llamado por las misiones

2. Qué es ser misionero

3. Jesús y las personas

1. LLAMADO POR LAS MISIONES

Misiones. A lo largo de toda mi vida he estado siempre rodeado de misioneros. La mayoría de mis mejores amigos son misioneros, he hecho un pequeño viaje misionero a Rumania, desde que empecé a ir a King’s Kids y recibir un poco la influencia de JCUM he escuchado y aprendido mucho acerca de los misioneros… pero sinceramente nunca me llamó el mundo de las misiones.

Yo tenía más pasión por ser líder de un montón de ministerios, de llegar a ser pastor de una iglesia y predicador de naciones. Quizás también estaba en la edad de querer ser famoso… de los 12 a los 18, cada uno en su área quiere llegar a ser de los mejores o el mejor. En la música, el fútbol, la moda, la política… yo personalmente, querer una mega iglesia, que me inviten a compartir a otras iglesias, que la gente me conozca y sepa quien soy… ¿Cual era la verdadera motivación de mi corazón? ¿Alcanzar a personas y que la gente conozca a Jesús? ¿o realmente era mi YO personal… fama, dinero, luces, ambientes que jueguen con los sentimientos de la gente y una musiquita de piano de fondo que hace que la gente llore?

La falsa ilusión de que el éxito ministerial es ser famoso, dejar libros cristianos escritos, predicar o cantar a cientos o miles, tener carteles con tu nombre y tu cara… Dios ya desde hace dos años empezó a cambiar eso en mi pero todo cambió el 23 de noviembre de 2015. Fui a la conferencia internacional de King’s Kids ya que este año tocaba en Barcelona y éramos los anfitriones. Estuve rodeado de muchísimas personas de un montón de países distintos. Yo no conocía a nadie, nadie era famoso, algunos ya eran viejitos… Hubo muchos tiempos en los que pudieron contar sus historias, sus testimonios, durante las comidas les escuchaba y ¡wow! Ellos eran mis verdaderos héroes… dejarlo todo, su país, su casa, para irse a países que no sabemos ni colocar en el mapa a dedicar su vida a discipular a 3 o 4 jóvenes.

Yo escuchaba sus historias entusiasmado, las locuras que hacían viajando, el cambio de vida que habían tenido, su mirada, su

forma de hablar, su amor y el servicio que te ofrecían cuando tu eras un simple joven que iba a ayudar, quedé verdaderamente tocado por esas personas. La conferencia duró cuatro días pero la razón por la que el día 23 es el que cambió todo es porque la conferencia terminó después de comer y a la tarde fuimos a una iglesia muy grande y moderna de Barcelona.

Músicos profesionales, calidad suprema en todo lo que hacían, una excelencia máxima, una palabra genial, a cada palabra que decía la persona que predicaba era un ¡wow! un ¡amén!, un trato espectacular y luces y en fin, fama. No estoy criticando esta segunda parte porque tengo algunos amigos en esta iglesia y realmente me encanta, siempre que voy a Barcelona, encuentro el momento para ir pero aquel domingo me hizo llorar. Dios me pregunto:

¿cual de las dos es la que realmente quieres?

¡Cuidado! Las dos son igual de necesarias e importantes. Se que si elijo la segunda seré famoso, tendré dinero, los últimos productos de Apple, estaré a la última… pero aquel día mi corazón lo tenía claro: elijo la primera, ser un héroe en las sombras, ser trascendental en este mundo, quizás no para todo el planeta, ni para un continente, ni para un país, ni para una ciudad, ni para un pueblo, pero si ser el héroe para un grupo de personas. No se trata de aspirar alto o bajo porque eso simplemente lo va a dirigir Dios.

2. QUÉ ES SER MISIONERO

Puedes decir tú… ¿que tiene que ver esto con nosotros o con las misiones? Ser misionero no es irse a Africa (que también) pero ser misionero es llegar a un lugar al que la Palabra aún no ha llegado y hablar de Jesús, ser misionero es aquél que tiene relación con la misión y… ¿cual es la misión? ir por todo el mundo y predicar el evangelio.

Tu tienes la orden de Dios de ser un misionero.

Muchas veces pensamos que el ser misionero está relacionado con un lugar. Dios me ha llamado a África, a Bolivia, a España, a Corea del Norte, a Birmania. Eso no es así:

Dios no te llama a un lugar. Dios te llama a las personas.

A los tailandeses, a los españoles… Imagínate que vas a Tailandia, te compras una casita en la montaña y pasas allí el resto de tu vida, eso no sería ser misionero en Tailandia. Dios te llama a las personas. A las personas que aún no han conocido a Jesús, y hay personas a las que solo puedes llegar tu.

Al ser a personas, puede ser a un grupo de personas de un país, de una religión, de una cultura, de un pueblo, o de un grupo social. Debemos entender esto, tú eres misionero en tu trabajo, en tu universidad, en tu familia. Dios te ha llamado a los karatekas, a los peluqueros, a los administradores… o a una edad: a los jóvenes, a los niños, a los ancianos…

¿A qué grupo de personas estás llamado tu?

También has de saber que Dios te ha dado dones y capacidades, aunque sea uno… ¡tienes!, y el grupo de personas a las que Dios te ha llamado tienen que ver con tus habilidades y dones. Dios no te ha llamado a puestos ni lugares, te ha llamado a personas y cuando entiendes esto, sabes porqué estás haciendo lo que haces. Entiendes que TODO lo que hagas, pases, vivas, experimentes, sufras, lo harás con gozo sabiendo por qué lo haces.

Otra cosa muy importante es que la misión de Jesús fue: predicad el evangelio en Judea, en Samaria y en los confines de la Tierra. Judea representa tu ciudad, donde vives. Samaria es la región, tu provincia, comunidad, país y los confines de la Tierra en el idioma original quiere decir, a todas las familias de la tierra. Una vez más Dios nos está diciendo que a lo que verdaderamente estamos llamados es a las personas.

El orden también es importante, al leerlo en el idioma original y ver lo que realmente estaba queriendo decir Jesús, no es que vayamos a Judea, después a Samaria y después al resto de los países. Sino que vayamos a los tres lugares a la vez. ¿cómo conseguimos eso? Porque la iglesia universal de Cristo somos un equipo y mientras yo estoy en Haro, fulanito está en Madrid, mengano en Barcelona, otro en Mexico D.F., otro en China y así estamos llegando a los tres lugares a la vez.

Ahora bien, tu que tienes la suerte y el privilegio de estar en Judea, donde tienes trabajo, una casa y vives con una calidad de vida mucho más alta que los que se encuentran en otros países, como equipo que somos, nuestra labor es dar parte de nuestro dinero a las personas que se encuentran en otros países llevando el evangelio, ya que ellos no tienen estas facilidades. Si no quieres darles tu dinero… ¡se tú la persona que se va a otro país!

Además estoy seguro que muchos de nosotros, y quiero incluirme, algún día seremos los que vayamos a otros países y vamos a depender de las personas que están en Judea para poder llevar a cabo nuestra misión. Por supuesto que la manera de más ayuda es orar por las personas que están en otros lugares. ¡Somos un equipo!

3. JESÚS Y LAS PERSONAS

Jesús: la persona que dedicó su vida entera a las personas.

Todos hemos escuchado historias de Jesús, las hemos leído en la Biblia o de la manera que sea las conocemos, y sabemos que él dedicó toda su vida a las personas, pero hoy quiero basarme en LA CRUZ para fundamentar esta idea.

Vamos a ponernos un poco en situación: Jesús se encontraba en el monte, orando, sus discípulos se habían quedado dormidos y él estaba sudando sangre porque sabía que la muerte que se le venía encima era la más dolorosa y cruel que ha existido en toda la humanidad. En este momento hasta Jesús oró a su padre diciendo: si puedo elegir, pasa de mi esta copa, pero que se haga tu voluntad.

En estos momentos se acerca Judas con los romanos y sus discípulos salen a defender a Jesús. Pedro que era el más bruto le corta la oreja a uno de ellos. Quiero pararme aquí. Si alguno de vosotros ha tenido dolor de oído, otitis o algo similar sabe lo que realmente duele, es un dolor horrible, el pitido que te produce, que no te deja abrir la boca, dormir, estás todo el rato llorando, es un dolor verdaderamente horrible. Imaginemos a esta persona a la que le acababan de cortar la oreja, el pitido que tendría, el dolor, la sangre… y Jesús coge su oreja, se la coloca y le sana. Este soldado tuvo que darse cuenta de que Jesús era realmente quien decía ser, o por lo menos, que para él, ya no se merecía morir en una cruz por lo que acababa de hacer.

De todas formas lo llevaron ante Pilato, le dieron cuarenta latigazos con unos látigos que en las cuerdas de cuero tenían huesecillos, cristales y piedrecitas para desgarrar toda la piel. Cuando Jesús tenía el músculo a carne viva le colocan el madero y tiene que subir la montaña entera descalzo y con el dolor y cansancio que tendría encima. Insultos, burlas, escupitajos, la corona de espinos, los clavos en las manos y los pies… Imaginemonos la situación realmente.

La muerte en la cruz es la más dolorosa y cruel que ha existido en la historia porque es por ahogamiento. al estar suspendido de las manos, que además están clavadas, el peso del cuerpo te hace caerte para abajo y entonces las costillas se te juntan y no puedes respirar. La única forma de respirar que tienes es hacer fuerza con los pies y las manos en los clavos para elevarte un poco, que se te separen las costillas y poder coger aire. En esta situación, el esfuerzo, dolor y sufrimiento que le costaba a Jesús respirar ya era indeseable.

Cuando tenemos miedo o nos estamos muriendo (lo has podido experimentar en algún sueño) lo primero que se nos quitan son las ganas de hablar, no tenemos fuerzas ni para gritar por auxilio, y aún más si el coger aire ya nos cuesta todo ese esfuerzo. A esto tenemos que añadirle que son las últimas palabras que va a pronunciar Jesús. Las últimas palabras que pronuncia una persona antes de morir, son palabras importantes, palabras de sabiduría, palabras que tienen importancia, y más aún si quien las va a decir es un personaje como Jesús.

De todas las cosas que Jesús podía haber dicho en sus últimas palabras, se dedicó a decir siete frases. Hoy quiero centrarme en las tres primeras. La persona que dedica su vida entera a las personas, dedica sus últimas palabras a las personas.

Con todo lo que hemos dicho en mente, del sufrimiento, dolor y humillación a la que estaba sometido Jesús con el aliciente de lo que le iba a costar pronunciar la frase, Jesús coge aire y grita la primera de ellas:

Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen

Jesús, hasta en sus últimos instantes, se dedica a repartir perdón a las personas. Perdón, es uno de los mensajes más poderosos que tiene la cruz. Dios nos ha llamado a dedicarnos a las personas y el mensaje que tenemos que llevarles, es un mensaje de perdón y no de juicio. Me parece verdaderamente increíble esta frase.

Al lado de Jesús había otras dos personas clavadas, una de las cuales acababa de reconocer a Jesús como el hijo de Dios. Jesús entonces vuelve a apoyarse en sus clavos, a elevar su cuerpo, separar las costillas, coger aire y gritar:

En verdad te digo que hoy mismo estarás conmigo en el paraíso

¡Wow! un mensaje de salvación. La razón más importante por la que murió Jesús en la cruz y pasó todo esto, para darnos salvación, para morir en nuestro lugar. Este es el mensaje que debemos llevar a todas y cada una de las personas de este planeta. El mensaje de salvación de Jesús. Estas dos frases son increíbles y poderosas.

La tercera frase sin embargo, me llama mucho la atención, con todo el esfuerzo que hemos visto que necesita Jesús para poder pronunciar una frase, llama mucho la atención que diga esto y la primera vez que la escuchas, no la entiendes muy bien, pero al profundizar tiene un mensaje muy poderoso:

Mujer, ahí tienes a tu hijo. Hijo, ahí tienes a tu madre.

Al leer la Biblia podemos entender que José, el marido de María ya había muerto hace unos años y Jesús se estaba muriendo, por lo que su madre iba a quedar viuda. Por la historia sabemos también que las mujeres viudas eran lo más débil de la sociedad, no podían valerse por si mismas ni trabajar para conseguir alimento. De esta forma, Jesús, con su madre y su mejor amigo (Juan) delante, les dice que Juan ahora se va a ocupar del sustento de María.

Jesús en sus últimas palabras, dedica su esfuerzo a dejar cuidado y protección a María cuando él ya no estuviera. Es lo mismo que hizo con nosotros antes de ascender, darnos al Espíritu Santo para que fuera nuestro Parakletos. Nuestra misión también es dar cuidado y protección a las personas, es lo que hizo Jesús durante toda su vida y lo que hizo también con la muerte en la cruz.

Las últimas palabras de Jesús antes de ascender al cielo después de haber resucitado se basaron en todo esto y al igual que con María, Jesús se preocupa por nosotros diciendo a sus discípulos, id y hablad de mi, porque así esas personas hablarán a otras, esas a otras y dos mil años después alguien hablará a la persona que está leyendo esto. Dios se preocupó al máximo porque este

mensaje nos llegara a nosotros y ahora nosotros adoptamos la misión de seguir llevando este mensaje:

Somos misionero del mensaje de Jesús, y ese mensaje es un mensaje de perdón, de salvación, y de cuidado y protección. Dedica tu vida a las personas.

Cuando tenemos esto claro, leemos la Biblia de una manera diferente. Nos damos cuenta que desde Abram cuando Dios le dice, deja tu tierra y tu parentela y dirígete a la tierra que yo te mostraré, pasando por José en Egipto, Daniel en Babilonia, Jonás en Nínive, todos ellos tenían una misión, todos en la Biblia con su ejemplo, testimonio y palabras llevan el mensaje de Dios a su ciudad o a la que Dios les manda ir.

Todos eran misioneros. Todos somos misioneros.

Tanto en sus últimas palabras en la cruz, como a lo largo de toda la Biblia, como en sus últimas palabras antes de ascender, Dios quiere dejarte un mensaje muy claro:

¡SÉ UN MISIONERO!

Un comentario sobre “Todos somos misioneros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s