Mi viaje a México

Este mes de agosto he tenido la oportunidad de ir a México a visitar a un gran amigo mío. El hecho de que pudiera ir, ha sido un verdadero milagro, porque desde que se fue mi amigo allí, dos años atrás, he pedido e insistido a mis padres para que pudiera ir y su respuesta era un risa y un tierno: No. Era un deseo de mi corazón pero sabía que era imposible conseguirlo a no ser que ocurriera un milagro; y ocurrió.

Un día como otro cualquiera estaba viendo la tele y salieron unas playas paradisiacas de México, una vez más solté un comentario del tipo: Mami, de verdad que me encantaría ir allí. Ella se rió, me dijo que ni lo soñara y subió a la ducha. Al salir, para mi sorpresa, mi madre me dijo: Marcos, puedes ir. Este gran cambio fue debido a una palabra de Dios que exhortó a mi madre a no ser una barrera para mi. Sinceramente, NUNCA lo ha sido.

Lo primero que me encantaría decir a todos los padres y madres es esto: No seáis una barrera para vuestros hijos, al revés, sed el trampolín y la base a través de la cual ellos salten para lograr sus sueños. Ningún sueño de vuestros hijos es grande. Un sueño grande era echar miles de toneles al aire, y que volaran, poder llegar a América en 10 horas, y se inventó el avión. Un sueño grande era unir todo el conocimiento del mundo en una red invisible a la que todo el mundo tuviera acceso gratuito y se inventó internet.

_DSC0105 (1) 15.18.57Pudimos visitar un museo de arte moderno y mi escultura favorita fue la de un padre de rodillas sujetando a su hijo que estaba encima de él, el cual tenía una paloma en sus manos. Esta escultura representa perfectamente lo que quiero transmitir.

Mamá, Papá, sé el trampolín a través del cual salten tus hijos, no una barrera para que logren sus sueños.

***

 Desde aquel encuentro de King’s Kids Europa en Barcelona, y aquella pregunta que Dios me hizo (puedes leer la historia completa aquí) Dios empezó a enfocar todo en mi vida hacia un mismo punto de mira: las misiones, y este viaje no ha sido una excepción, al contrario, ha sido la confirmación.

Antes de ir, una amiga me dijo: Marcos, disfruta y aprovecha este viaje y recuerda: un viajero va a lugares a los que un turista nunca iría. Este era como mi objetivo pero Dios me lo cambió al siguiente: Un misionero va a lugares a los que un viajero nunca iría. El mayor privilegio de este viaje, a parte de empaparme de la cultura mexicana y poder vivir el país en su plena esencia, ha sido el estar día a día con una familia de misioneros y ver lo que realmente significa. Debo tener cuidado con lo que oro.

 ***

 Al poco tiempo de llegar tuve la oportunidad de ir a un encuentro de los líderes del ministerio de matrimonios de una iglesia de unas 10.000 personas. Fue un tiempo muy guay y de verdadera bendición. La primera noche, hicimos una fogata y alabamos y adoramos a Dios bajo el precioso manto de estrellas.

IMG_6588Allí me encontraba yo, en un lugar perdido del mundo al que no sabría volver, con gente a la que nunca había visto, pero con una cosa enorme en común, amamos al mismo Dios y disfruté realmente ese momento al ver que podía estar a 10.000 km. de mi casa y mi iglesia que Dios seguía siendo exactamente el mismo, las canciones las mismas, la forma de adorar la misma, la Biblia la misma. Esto no podía tratarse de un Dios inventado.

Algo que me marcó mucho también fue la conversación con un joven. Le pregunté acerca de su vida y me contestó lo siguiente: Tengo 16 años, acabo de terminar la “prepa” (Lo que en España es el bachiller, allí se termina a los 16), y ahora me voy a Estados Unidos a hacer un curso de piloto de avionetas. Regresaré a México a hacer las prácticas y ya tengo la vida hecha. Conseguiré trabajo y dinero, podré tener mi casa, mi coche y mi familia.

Sencillamente, este es el objetivo de la mayoría de personas en este mundo, tener su vida hecha y resuelta. Para mi, sería muy triste, me encanta no saber lo que me depara el futuro. Estar abierto y preparado a cualquier tipo de destino y creo, sinceramente, que esto es lo que todo cristiano debería pensar, porque tu vida no te pertenece a ti, al llamarle a Dios: Señor, estás diciendo que tu eres su siervo y estás a sus órdenes.

***

Especialmente me gustaría hablar de un día en concreto. Una de las mejores mañanas de toda mi vida. Era domingo, 16 de agosto, nos levantamos a las 7:00 de la mañana para ir a una iglesia perdida en un monte a poder hablar acerca de misiones. Nos duchamos, desayunamos y partimos. Después de unas dos o tres horas de viaje, nos encontramos con el pastor de esa iglesia, el padre de mi amigo subió a su coche y empezamos a subir por un camino que ni siquiera estaba asfaltado para llegar a esa hermosa iglesia.

Al bajar de los coches, el padre de mi amigo vino a donde nosotros y nos dijo: Creo que nos van a invitar a desayunar, así que recordad: Somos misioneros; damos las gracias y nos lo comemos todo. Bien, ahí estaba yo, con el estómago satisfecho ya que había desayunado horas antes y dirigiéndome a una casa puramente mexicana en pleno monte, la comida que iba a encontrarme allí, iba a ser todo una sorpresa y reto.

Entramos a la humilde pero acogedora y bonita casita, dejamos nuestras cosas en el sofá y nos sentamos en la mesa. La mujer del pastor fue al armario y sacó nuestro primer aperitivo. Hubo tensión y el resultado fueron galletas María. Gracias Dios, de todo lo que podía ser, era una comida conocida para mi y que además me gustaba mucho. A continuación nos colocó unas tazas típicas de allí con un líquido dentro, que para mi sorpresa era agua caliente para echar el café. Más adelante zumo de naranja. Esto marchaba bien. Ya un ratito después la pastora nos hizo una sopa, posiblemente la mejor que he probado en mi vida y unas enchiladas riquísimas. Después de esta comida a la hora del segundo desayuno nos dirigimos para la iglesia.

IMG_2053 15.18.57Allí estaba, el lugar donde iba a vivir algo que jamás olvidaría. Entramos, nos sentamos en primera fila y comenzó la alabanza. El grupo consistía básicamente en el pastor, quien tenía el español como segunda lengua, o más bien, la había aprendido por necesidad, tocando el piano, el cual estaba conectado a dos altavoces. Como podéis imaginaros, el sonido bueno, no era y fue realmente curioso. También había tres niñitas danzando para Dios delante nuestro: ¡wow! Lo hacían realmente para Dios y se notaba en su sonrisa y cada uno de sus movimientos.

He estado en muchas iglesias, con grupos de alabanza profesionales y llenos de instrumentos. He estado en muchas iglesias, con decoraciones preciosas y unos efectos audiovisuales realmente perfectos. He estado en muchas iglesias, de muchas denominaciones y en las que se hacen las cosas de muchas formas diferentes. He estado en muchas iglesias, pero cómo se sentía a Dios en aquella alabanza, creo que no lo olvidaré nunca. Ese escalofrío del Espíritu Santo creo que lo noté desde principio a fin.

En ese momento es en el que Dios me preguntó: Marcos, ¿cuanto ha dicho el pastor que cuesta comprar el terreno y construir la iglesia? A lo que yo respondí:

– Unos 5.000€ ¿verdad?.

– Marcos, ¿cuanto cuestan aproximadamente todos tus aparatos electrónicos juntos?

– Pues unos 5.000€

Dios empezó a hablarme de la necesidad que había en el mundo como nunca lo había hecho, empecé a entender todo, de una forma muy diferente, a ver la necesidad, a sufrirla y a verme a mí como una herramienta que puede cambiar eso.

¿Que estás haciendo? ¿A qué estás dedicando tu vida? ¿Que has hecho hoy para Dios? Hay personas que necesitan tu ayuda y necesitan que salgas de tu país y de tu comodidad y que les hables de Jesús y tienes la suerte de vivir en España, un país en el que se gana mucho dinero y ese dinero en otros países es mucho, ¡invierte en misioneros!

Tu día básicamente consiste en levantarte, ducharte, ir a la universidad, hacer el devocional… ¿Qué estás cambiando en el mundo con ese estilo de vida? ¿Cuanto has hecho hoy para Dios? No es necesaria una vida tan cómoda y relajada. Una vida tan llena de lujos. Para qué necesitas más pantalones y zapatillas. ¿Tú crees que en este lugar te hace falta todo eso? Con un pantalón y dos camisetas puedes ser una persona que cambie todo este pueblo. Sé un héroe en las sombras. Los mega-conciertos y mega-iglesias están muy bien, pero ¿que hacen todas esas personas? ¿Vivir dentro de las iglesias? Dios necesita personas que cambien el mundo con su mensaje y obras.

A las 11:25 Dios me hizo un llamado de forma oficial a dedicarme a las misiones. Creo que a lo largo de toda mi vida diciéndome “predicador de naciones” lo que realmente me estaba diciendo era “misionero” pero con otras palabras para que yo no me asustara ni las rechazara.

IMG_6619 15.18.57

Algo verdaderamente importante de lo que fui consciente en ese momento es del cristianismo tan egocéntrico que vivimos en Europa y en España. El centro de nuestra vida somos nosotros mismos y todo lo que hacemos y a lo que dedicamos tiempo es para nuestra propia satisfacción. El trabajo, el dinero, la familia, los amigos y Dios están dedicados a que nosotros seamos felices. Tenemos a Dios como una parte más de nuestra vida. Un Dios que sirve para hacernos felices, para darnos lo que deseamos y quitarnos lo problemas que nos molestan.

El problema con esta forma de vida es que a Satanás no le causas ningún miedo ni incomodidad. Satanás prefiere que estés así e incluso va a ayudarte a que seas “feliz” en esa comodidad para que solamente te preocupes por ti y no hagas nada con tu vida. Peor aún es que Dios no puede usarte, no sirves para nada a Dios. Dios necesita a las personas para hacer cosas a través de ellas, con esta mentalidad, Dios no puede usarte.

La mentalidad que debemos tener es de que Dios es el centro de nuestra vida. Todo lo que nos rodea debe estar dedicado a Dios y debemos hacerlo por y para él. En nuestro trabajo somos el ejemplo para llevar a Jesús a esas personas, nuestro dinero tiene que estar dedicado a él, nuestra familia, amigos, todo. Dios es el centro.

Cuando llevas este estilo vida enciendes una alarma en el infierno y causas un problema e incomodidad a Satanás, le molestas. En cambio a Dios le eres muy útil y puede utilizarte como él quiere. Empiezas a ser una herramienta muy eficaz en sus manos.

Cuando Dios es el centro de tu vida, Él se preocupa de cumplir tus sueños. A los 8 años me dijeron que predicaría en las naciones y un día de este viaje tuve el regalo de compartir en un grupo de jóvenes. Fue como mi mayor sueño cumplido y tengo 20 años. Todo lo que venga a partir de ahora va a ser partir desde la base de mi mayor sueño.

_DSC0099 (2) 15.18.57 (1)

También Dios se preocupa de cuidarte hasta en los más mínimos detalles, uno de los días me grita mi amigo:

– Marcos ¿¡Por qué te has duchado con agua fría!?

– No me he duchado con agua fría, estaba caliente

– Es que la caldera está apagada

– ¡Ah bueno! Es que he orado

IMG_2051 15.18.57Tu vida debe estar dedicada a Dios, el 10% de personas en el mundo son cristianas, el 20% simpatizantes (cuidado de no ser tú uno de ellos), el 40% han escuchado de Dios y pasan de él y el 30% nunca ha escuchado hablar de Jesús. ¡Es tu responsabilidad cambiar esto!
Durante la alabanza sentí de parte de Dios regalar mi cartera al pastor de esa iglesia y para la gloria de Dios digo que en menos de una semana, Dios ya me había devuelto de diferentes formas ese dinero. Si obedeces a Dios, él se va a preocupar de que no te falte dinero.

***

 Algo muy curioso del viaje y que no me esperaba, es que eché mucho de menos a mis padres. Muchas veces había estado este periodo de tiempo separado de ellos pero está vez fue diferente y se debe en gran parte a la enorme distancia que nos separaba. Eché mucho de menos a mi país y me di cuenta o sentí lo que cada inmigrante debe sentir hacia su país. Me imagino que la gran mayoría habrán tenido una tarde o noche de llorar por echar de menos a su gente, a sus costumbres, su cultura, todo. Por lo tanto, si eres inmigrante, ya que no está siendo fácil, mentalízate de que eres un misionero en este país y que Dios te quería aquí por algo.

***

La familia con la que he estado, me ha tratado verdaderamente bien, me han integrado como uno más y me han ofrecido su amor y su cariño. Siempre me incluían diciendo “mi nieto”, “mis hijos”, “tus primos” y una realidad que Dios me hizo ver también a través de lo que una persona me compartió es que al igual que podemos estar en una familia postiza y que nos traten muy bien, nunca nos sentiremos completamente integrados porque esa no es nuestra verdadera familia.

Al igual pasa con nuestra iglesia. Nuestra iglesia es nuestra familia. Si buscamos otra iglesia, nunca vamos a sentirnos del todo integrados ni completamente parte. Por eso las personas que buscan iglesia andan vagando de una a otra y nunca encuentran una que acabe de convencerles y al final acaban en su casa solos. Solo tenemos una verdadera familia donde seremos útiles, necesarios y una parte importante y esa es nuestra iglesia.

NOTA: Existen las excepciones en las que Dios dice que nos cambiemos de iglesia y los pastores sienten paz y todo eso, pero no es lo habitual.

***

 Me gustaría terminar con una frase que resume muy bien todo esto, del libro que acabo de leer “¿Eres tú, Señor?” de Loren Cunningham:

“Kalafi -le dijo el Señor tiernamente-, vivir la vida cristiana es difícil; sólo hay una cosa más difícil aún: no ser cristiano. El precio que has de pagar por seguirme es mucho menor al que tendrás que pagar si no lo haces”

4 comentarios sobre “Mi viaje a México

  1. Marcos, me ha dado tanto gusto leer tu blog, sobre todo porque soy mexicano y se lo que significa visitar a las misiones y ver cuanta necesidad hay en esos lugares.
    Me sentí identificado con lo que escribiste, he visitado muchas iglesias bien “equipadas” con toda la tecnologia moderna, pero donde he sentido aùn más la presencia de Dios y el E.S. derramarse es ahí, donde solo tienen sus manos, su voz y a veces solo una guitarra.
    En las misiones de México hay mucha necesidad espiritual y material; pero sobre todo necesitan misioneros, personas decididas a dejarlo todo y a ofrecer un poco de lo mucho que Dios nos da.
    Te felicito Marcos, que Dios te siga usando grandemente y espero que muy pronto regreses a nuestro bello país.
    Dios te bendiga!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s