Queridos apoyadores, ¡OBJETIVO CUMPLIDO!

Hace una semana, recibí un email que me hizo rendirme. Las fuentes económicas en las que estaban puestas mis esperanzas de provisión habían desaparecido. Sin duda, era imposible que pudiera ir al Chile en enero. Quedaban dos meses y tenía ahorrados como 15€.

Me rendi. Envié un correo electrónico diciendo que dejaba de intentarlo y que definitivamente no iba porque no tenia el dinero. Después del milagro de que mis padres dijeran SI, después del milagro de que me cambiaran los exámenes de la Uni, había llegado ante un muro, que no podía superar. Sin duda no tenía ni idea del milagro que estaba a punto de vivir.

Hace dos domingos, durante el tiempo de alabanza en mi iglesia, Dios me hablo muy fuerte. Me recordó-confirmó que mi siguiente paso era ir a Chile y me exhortó a salir adelante y con el corazón en la mano exponer mi situación ante mi iglesia. Este fue el paso de fe y obediencia que Dios me pidió que diera. Pero si soy sincero, no tenía nada de fe, en que fuera a ocurrir un milagro.

Una palabra de Dios que se me clavó muy profundamente fue: ¿Ni siquiera vas a darme la oportunidad de hacer el milagro? 1000€ para mi son una broma. En verdad, yo siempre había dicho frases como: Dios invita, Dios paga o el dinero nunca es un inconveniente. Había escuchado mil historias de que estos milagros ocurrían, pero que yo lo viviera… eso no lo tenía tan seguro.

Una semana, repito una semana después, es decir, este domingo, ya tenía todo el dinero. ¡Venga ya! Dios, una cosa es hacer el milagro y otra dejarme en ridículo. ¿Una semana te ha costado darme todo el dinero que necesitaba?

Aún no me lo creo. La reacción de mi iglesia fue escalofriante. Desde jóvenes más pequeños que yo, hasta los más ancianos, cada uno colaboró con lo que tenía y Dios ponía en su corazón. A través de personas que apenas conozco y de misioneros que se pasaban por mi iglesia, cada euro sumaba. A día domingo 933€ estaban en mi hucha. El lunes compré el billete por 919€.

Estoy sin palabras. Escribo esta carta para informar a las personas que me han apoyado, que el objetivo se ha cumplido. Gracias por creer en mi, gracias por escuchar y obedecer a Dios. Gracias por tener corazones dispuestos.

Es probable que cree una lista de difusión en whatsapp o en mail para informar de cómo está yendo el viaje y la escuela a las personas que me habéis apoyado. La enseñanza que he aprendido con todo esto es tan grande que aún no soy capaz de expresarla con palabras, pero lo haré.

Se que hay gente aún que quiere apoyarme. El dinero que sobre, voy a guardarlo en la hucha que tengo para las próximas puertas que se me están abriendo.

El verano que viene tenemos SELJ en España y es probable que tenga la oportunidad de ir a la conferencia mundial de King’s Kids en Costa de Marfil (Ahora me encuentro en la Europea que se celebra en Lisboa). También me encantaría poder ir en Agosto al Planting Together en Senegal.

Sencillamente gracias a las personas que estáis invirtiendo en mi vida. Gracias a los que estáis creyendo en mi y me ayudáis a seguir adelante. Gracias porque el fruto que da mi vida, es un fruto de todos. Gracias.

2 comentarios sobre “Queridos apoyadores, ¡OBJETIVO CUMPLIDO!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s