Mi 2ª Experiencia misionera transcultural: Bolivia (Semana 2)

La segunda semana estuvimos compartiendo con otra iglesia también de las Asambleas de Dios de Bolivia. Me siento en familia con las iglesias de esta denominación, es donde más libre me siento, son mi familia al otro lado del Mundo, igual que los JUCUMeros. El tiempo allí también fue de mucha bendición y crecimiento espiritual.

El pastor principal nos trataba como un padre y además, desde el primer segundo tuve una conexión especial con él. Un gran hombre de Dios la verdad. El viernes me animaron a compartir en una célula. Hable brevemente acerca del hijo mayor de la parábola del hijo pródigo y después pudimos compartir acerca de nuestro testimonio y lo que nos había llevado a estar allí. Esto animo especialmente a un joven a ser misionero.

 

Es una de las experiencias que me llevo en el corazón. Creo realmente en este joven. ¿Por qué? Porque a pesar de ser algo que ocurrió en una casa perdida por el mundo, este joven nos lo dijo de corazón y me recordó a mi comienzo. Después de aquella peor actuación de la historia de King’s Kids España en un pueblito pequeño de la comunidad más pequeña, yo decidí de corazón dedicar mi vida a esto, a las misiones realmente. Así que ¡Gloria a Dios! Un nuevo misionero.

 

El sábado pude compartir en la reunión de jóvenes acerca de “Llamado y Propósito” y el domingo, en el culto de la tarde acerca del amor de Dios un día como el de San Valentín. Desde que me puse malito hace una semana no me había recuperado aún. A eso hay que sumarle que cada día que pasaba el cansancio era mayor pero no dejé que eso decidiera lo que Dios quería hacer conmigo.

 
Creo que las enseñanzas que más me llevo son, la primera, que aún estando malo de la tripa, le decía: – Cuerpo, lo siento, pero tienes que comer, y ¡todo!. Ya que en Bolivia, la forma principal de mostrar hospitalidad y amor es llenando el plato de patatas cocidas y arroz hasta que desborde y hay que comérselo todo, porque no hacerlo, es una falta de respeto. También a predicar una y otra vez estando muy débil. Por lo tanto, he aprendido que soy más fuerte aún que la enfermedad y ha depender totalmente de Dios.

La otra enseñanza que me llevo, pero sobre todo, tarea al volver a casa, es tener muchas predicaciones preparadas acerca de los temas que hemos estado tratando en SELJ, que abarcan casi todo, para estar preparado en todo momento para compartir o predicar cuando se necesite. Debo prepararme un cuaderno que lleve a todos lados. Por supuesto, que cada predicación es inspirada por el Espíritu Santo y diferente, pero tener una base en la que apoyarse.

Ha sido un tiempo realmente loco, una experiencia inolvidable y una aventura en la que he dado todas mis fuerzas y después las que no tenía. He podido explotar todo mi potencial y se que ha sido un tiempo de verdadero crecimiento espiritual y discipulado para los jóvenes de Bolivia. ¿Hay algo mejor que eso?

Un comentario sobre “Mi 2ª Experiencia misionera transcultural: Bolivia (Semana 2)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s