Líderes de película

(Suspiro). (Otro suspiro). Vale, tengo muchas ideas en la cabeza y tengo muy claro el mensaje que quiero transmitir, pero por el hecho de ser un tema tan “delicado”, o yo por lo menos lo considero así, me da mucho respeto este post, y quiero que se entienda en su plenitud. Llevo desde Octubre (como 4 meses) dándole vueltas a este tema, escribiéndolo, borrándolo, abandonando la idea, retomándola, pero creo que al fin, ha llegado el momento, de que hable de esto, porque me hierve la sangre, por lo que veo y siento.

lideres-de-pelicula

Creo que es super importante, por lo que voy a hablar a continuación, contarte un poquito de mi: Nací en una familia cristiana y desde bebé fui a la iglesia. Cuando tenía 8 años, nombraron a mis padres pastores y les “enviaron” a un pueblo a 40 minutos de donde vivíamos. Comenzaron la “iglesia” en una casa con dos-tres familias. Como 4 años después, consiguieron un local para la iglesia, después de luchas interminables y milagros sorprendentes. A mis 14, nos mudamos a ese pueblito para pastorear la iglesia más de cerca. Hoy en día, a mis 21 casi 22 años, después de un esfuerzo y sacrificio indescriptibles, el local que tenemos está lleno y estamos buscando uno nuevo.

Lo que quiero decirte con esto, es que, dentro de lo que cabe, sé lo que significa ligeramente pastorear una iglesia, porque llevo viendo a mis padres hacerlo, DESDE DENTRO, prácticamente, toda mi vida.

He visto muy de cerca la traición y crítica por parte de algunas personas de la iglesia, de que no te reconozcan como una autoridad puesta por Dios, de estar días y semanas organizando cosas para que nadie esté dispuesto a ayudar y la gente solo se quede con lo malo. He visto a mis padres pasando horas y horas al teléfono, escuchando los problemas de los demás e intentando ayudar. Tomando muchos de esos problemas, involuntariamente, como “personales”; y sufrir.

He visto como muchas veces han creído que no dan la talla, cuando para mi, eran héroes por estar haciendo eso. He visto la presión los días antes de cada predicación por esperar a que éstas sean inspiradas por el Espíritu Santo. El “miedo” por la dependencia de que Dios, es el único que te puede dar una palabra rema para ese día, y siempre querer hacer las cosas con el Espíritu. He visto el sentimiento de fracaso y de que siempre se podría haber hecho algo mejor.

He visto lo que son los sábados por la tarde y especialmente los domingos por la mañana y a la hora de comer. La presión espiritual que se siente como familia, por la responsabilidad que se tiene sobre una iglesia, y en este caso, sobre todo un pueblo. La fragilidad de ese día,  el cansancio físico y espiritual que produce. Y voy a serte aún más sincero, mis padres siempre han intentado, Y CONSEGUIDO, que yo apenas me de cuenta, de lo que significa liderar una iglesia, por lo que todo esto que acabo de expresar, es lo poco que he podido sentir de lo mucho que supone el ministerio pastoral.


Ahora, soy un joven amante de las nuevas tecnologías, y que por lo que Dios me ha permitido, me he movido bastante en muchas denominaciones e iglesias diferentes. Me gusta seguir a diferentes iglesias alrededor del mundo por Instagram y Facebook. Ver la enormidad de algunas de ellas, la suprema calidad de imagen, sonido y puesta en escena. Las predicaciones sorprendentes que inspiran a cualquiera. Doy gracias a Dios, por poder estar “tan cerca” de todo hoy en día.

Ahora voy a escribir, el párrafo con el que te tienes que quedar, si luego vas a “criticar” lo que voy a decir en tu mente o en internet. No olvides lo que viene ahora:

Sigo a muchos pastores, muchos. De muchos países, denominaciones y estilos diferentes. No tengo nada en contra de su liderazgo o pastorado, ni nada en contra de ellos como personas, de hecho creo que la mayoría hacen un trabajo fabuloso. Ni siquiera tengo nada en contra de que suban el tipo de videos y fotos, de los que quiero hablar ahora.

Pero de lo que si estoy en contra y muy indignado; es de que no muestren la realidad completa de su liderazgo, y que los jóvenes crean que ser líder o pastor, es fácil y está lleno de viajes, de comer en restaurantes casi todos los fines de semana, de vidas rodeadas de éxitos y de estrenar un modelito de ropa nuevo cada domingo. Porque la realidad es muy diferente.

Simplemente no entiendo, esa necesidad de estar mostrando liderazgos fáciles y llenos de éxitos, que estoy seguro además que no lo son, y solamente están creando una imagen equivocada de lo que significa la obra cristiana. Por eso, los he denominado “líderes de película”, que solo muestran lo bonito.

Una religión de mera emoción y sensacionalismo, es la más terrible de las maldiciones que puede sobrevenir a cualquier pueblo. La ausencia de realidad es bastante triste, pero la pretensión de ello es un pecado mortal.

S. Chadwick

Sin embargo, estos líderes y cristianos de película, están consiguiendo que los jóvenes no se atrevan a contar sus luchas por miedo a ser criticados, por ver a líderes perfectos, cuatro veces santos y sin mancha; sin luchas ni fracasos, con devocionales de 25 horas diarias, y el resto del tiempo, en casas preciosas visitando amigos que visten bien y tienen un cuerpo fabuloso, comiendo comida vegana y teniendo reuniones en oficinas de revista. Vamos hombre, ¡por favor! Si éstos se podían haber salvado por obras, ni la muerte de Jesús necesitaban.

Líderes de películas, que desaniman a cualquier joven o adulto que esté llevando a cabo un ministerio, siempre mostrando cantidad, compromiso, calidad, tiempo y escenografía que supone mucho dinero. Casi me han desanimado hasta a mi.

El primer local que abren en una ciudad, ya plagada de iglesias, es para 400 personas. Preparando campamentos de presupuestos desorbitados, pero que cuestan poco. Puedo decirte una larga cantidad de líderes de jóvenes que han venido a mi con una actitud de rendirse, porque sus jóvenes, comparan lo que ven en Instagram y lo que hacen en su pequeña iglesia local.

LA PEQUEÑA IGLESIA LOCAL: LA ÚNICA QUE PUEDE DARTE CRECIMIENTO ESPIRITUAL.

Líderes desanimados porque sus reuniones de jóvenes son de 4 personas. Desanimados por intentar hacer reuniones y campamentos “guays” invirtiendo su dinero, (no con un presupuesto ilimitado), por amor a sus jóvenes. Porque ahora lo guay es divertirse, conocer gente nueva y jugar a juegos super currados. Lo de buscar a Dios, pedir dones, anhelar una visita del Espíritu Santo, estudiar la Palabra y evangelizar, ya son solo historias de nuestros padres y de los jóvenes que van a King’s Kids (Que bien buscado eh!! jajaja).

Y hoy en día veo a dos tipos de jóvenes. Los que nunca han liderado nada y anhelan predicar, para ser famosos y conocidos. Y los que llevan años en el liderazgo y tienen el verdadero corazón de predicar, no quieren hacerlo porque siempre están comparados con estos líderes de película, que yo denominaría como monologuistas, porque van de iglesia en iglesia predicando lo mismo.

Él debe tener cada vez más importancia y yo, menos.

Juan 3:30 (NTV)

cafe-con-lecheY el lunes, Facebook e Instagram llenos de fotos de estos predicadores con las frases claves, que dijeron en su anterior predicación. ¡Por favor! No están diciendo nada nuevo. Muchas veces son frases antibíblicas, y estúpidas. Todo queda bien, puesto de esa forma, no me fastidies.

Y al igual que en el pastorado y liderazgo en general; pasa lo mismo con el mundo de las misiones. Que te quede claro: Yo no soy misionero. (Osea, todos somos misioneros porque tenemos la misión de ir y predicar el evangelio, pero me estoy refiriendo a misionero como la persona con el llamado específico a un país y que dedica su tiempo completo a ello). Entonces, repito: YO NO SOY MISIONERO, NI YO, NI LA GRANDÍSIMA MAYORÍA DE PERSONAS QUE SUBEN UNA FOTO ABRAZANDO A UN NIÑO NEGRITO DE ÁFRICA.

Y enervado y gritando te digo: Que todo esto lo único que está consiguiendo es que se esté olvidando y quitando importancia a las verdaderas personas que llevan esos títulos y lo que ello supone. Vivir cada mes por fe esperando que apoyadores crean en ti y reciban de Dios el bendecirte económicamente para poder pagar el piso y comprar comida para tus hijos. El estar años lejos de la familia y que solamente el núcleo familiar sea consciente de las dificultades que están pasando, el dejarlo todo, el sufrir y llorar. El estar años y años enteros trabajando sin ver NI UN SOLO FRUTO. El ir a lugares en los que sencillamente, no puedes sacar tu iPhone 7 para posar “haciendo misiones”. El fracasar y pasar por dificultades tan fuertes, que el desgaste, el abandono, el divorcio y la muerte, siempre estén presentes.

¡Fuf! Pégate una colleja. Venga en serio, aunque sea suave, pégate una colleja. Hazlo de verdad, hazme caso, pégate una colleja y lee esto:

¡Chaval, chavala! Abre los ojos, ¿quieres ser pastor o misionero? Pues que sepas que no tiene nada que ver con lo que estás viendo en redes sociales. Busca a una pareja tan comprometida con Dios que le anteponga a Él, porque sino, te va a dejar. Prepárate, para pasar por dificultades. Que sepas, que antes de cada culto, te va a doler la tripa y te va a costar respirar. Olvídate, de tener dinero para comprar locales, equipos de sonido o ropa nueva.

Y como conclusión de esto, quiero decir, que la culpa no es de ellos. La culpa es nuestra por creérnoslo. Lógicamente, nadie publica sus luchas y tristeza en redes sociales. Es lo que tenemos que asumir los millenials. Por tanto, no culpo a estos líderes de película por mostrar vidas perfectas, que pienso que no deberían de hacerlo; pero al fin y al cabo, es nuestra culpa por idealizar y casi endiosarlos; no acercándonos más a nuestros líderes locales, a conocer toda la realidad del ministerio.

Nuestros líderes cercanos: los únicos que pueden discipularnos.

Doy muchísimas gracias a Dios por haber estado siempre rodeado de mentores, líderes, discipuladores, coaches y pastores, que me han expuesto sus fallos y luchas, que me han dicho la palabra “perdón” cuando se han equivocado, que me han mostrado las dos caras de la moneda del liderazgo, que me han advertido de todo lo que supone el asumir más responsabilidades.

Lo que nos tiene que diferenciar es ser personas radicales y auténticas; en medio de un mundo lleno de mediocridad y falsedad.

Y eso significa olvidar este “evangelio” de SOLO ir de victoria en victoria y triunfo en triunfo, lleno de bendiciones y éxitos, y recordar que el verdadero evangelio también supone ir de muerte en muerte y de fracaso en fracaso, y que la razón por la que sigo a Jesús, no es para ser feliz y que mi vida sea maravillosa, para encontrar en Él mi lugar de liderazgo y fama; sino por que Jesús dio su vida por mi y me pidió que yo diera la mía por causa del evangelio, para que en todo pueblo y nación, sea alabado el nombre de Dios.

6 comentarios sobre “Líderes de película

  1. Muy bueno 👏
    Comparto todo lo que dices, debemos palpar menos y creer más.
    Pensamos que Dios no actúa en nuestras Iglesias porque no tenemos EXITO humano; Gloria a Dios si hay Iglesias llenas, con infinidad de tecnologías y capacidad, sin embargo eso no representa nada…Jesús actúa aun en medio de dos o tres reunidos en su nombre 😉

    Le gusta a 1 persona

  2. Muy bien Marcos, a la verdad que me gusto mucho tu articulo y entre todas las letras, palabras y frases, has expuesto una gran verdad. Me gusto y ahora mismo lo voy a compartir en las redes sociales. Un abrazo compañero.

    Le gusta a 1 persona

  3. Totalmente de acuerdo, lastima me dan los jóvenes que quieren aspirar a la farándula Cristiana, y luego descubren que que la realidad es diferente, yo les digo la realidad, a veces los pastores ocultan la verdad que es igual a mentir porque creen que pueden desanimar a los nuevos ministerios, pero yo opino que cuando eso nuevos ministerios comiencen y choque con la realidad para la cual no estaban preparados dejarán el ministerio y pensaran que no han sido llamados por Dios.
    Si quieren ver un verdadero ministerio compara la vida de Pablo con la de los super-ministerios actuales

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s