Los héroes siempre toman riesgos

La anticomunista, injusta e inimaginable ideología de Jesús:

Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

Mateo 25:29

los-heroes-toman-riesgos

Parábola de los talentos: Un hombre que tenía dinero y siervos se fue lejos. Repartió su dinero a sus tres siervos según la capacidad de cada uno. Entregó 5 talentos (unidad monetaria de la época) a un siervo, 2 a otro y 1 al tercero. Los dos primeros negociaron y el tercero lo guardó. A la vuelta del hombre; los dos primeros siervos habían duplicado los talentos que les habían entregado y el hombre les llamo fieles. El tercero le devolvió el talento que se le había prestado, se lo quitó, le llamó negligente y le expulso.

Párate un poco a pensar. ¿Qué acaba de ocurrir? No hay quien entienda esto.

Vamos al grano, en esta historia hay tres siervos. Dos son unos sinvergüenzas; se ponen a negociar con dinero que no es suyo. Y todos sabemos que cuando se negocia hay veces que se gana y veces que se pierde; al fin y al cabo, se está arriesgando. Por tanto, es estúpido pensar que estos dos siervos, siempre que negociaron mientras su jefe estaba fuera, ganaron. Sabemos que acabaron con el doble de lo que empezaron, pero no sabemos como les fue el proceso. Fueron unos irresponsables. Lo mismo empezaron a perder y perder y dos días antes de que llegara el jefe, tuvieron la suerte de hacer un negocio muy arriesgado y ganar mucho. No lo sabemos..

Lo que si sabemos, es que hubo un siervo sensato y técnicamente “fiel”; porque pensó en su amo antes que en él. Guardo el dinero en un lugar seguro y a la vuelta se lo devolvió a su jefe. Sin embargo éste se enfada, le quita todo lo que tiene, le llama negligente y lo expulsa.

Estoy convencido de que el jefe NO SE HUBIERA ENFADADO si hubieran perdido su dinero. SE ENFADÓ cuando no lo arriesgaron.


Ahora bien, imaginémonos que mi madre nos da 100€ a mi y 100€ a mi hermano. Después de un mes, nos pregunta cómo nos va el dinero. Mi hermano le dice que él lo guardó y que los sigue teniendo. Yo le cuento, que entré a una página de internet de invertir en bolsa y arriesgué los 100€. (Conociéndonos, podría pasar).

Conozco a mi madre y a mi hermano. Empezarían a decir que he hecho una tontería, que soy un inmaduro y un irresponsable. De lo que estoy seguro, es que mi madre no me volvería a dar dinero; se lo daría a mi hermano que es el que lo guarda.


Bien. La gran mayoría de nosotros sabemos que las parábolas representan siempre algo espiritual. El jefe de la historia es Dios. Los siervos somos nosotros y los talentos, son dinero, dones, oportunidades, coches, casas, puertas abiertas, sueños, ideas, proyectos y cualquier otra cosa que Dios nos da.

ACLARACIÓN: En este artículo cuando hablo de lo que “Dios te da” no necesariamente me estoy refiriendo a tu sueldo o ayudas. Hay que ser personas responsables, pagar primeramente las deudas y ser muy buenos administradores de lo que tenemos. Me refiero a lo que Dios te da para que uses para él.

Lo precioso de esta historia, por lo menos desde mi punto de vista, es que el jefe reparte los talentos a sus siervos según su capacidad. Pero… ¿su capacidad de qué? Efectivamente, su capacidad de arriesgar y de ser un “insensato e irresponsable” con lo que Dios le ha dado. El orden y la mente de Dios funcionan de otra forma. Dios llama fiel al que arriesga todo lo que él le da y llama negligente al que no lo hace. No solo eso, sino que le expulsa a las tinieblas de afuera; donde el lloro y el crujir de dientes; es decir, al infierno.

Pierde su salvación por no arriesgar lo que Dios le ha dado; esto es para echarse a temblar.


Imagina que eres una persona rica y tienes un Ferrari (coche de lujo). Resulta que tomas la decisión de regalármelo (¡¡AMÉN, HABLA SEÑOR!!). Te vas de vacaciones y vuelves un año después. Vienes a mi casa y me preguntas por el coche que me regalaste. Yo te cuento que, como era tan bonito y caro, me daba miedo usarlo por si le pasaba algo y lo he tenido todo el año en el garaje. PERO EL COCHE QUE ME REGALASTE ESTÁ IMPECABLE ¡EH! De eso no podrás quejarte…

Seamos sinceros, PREFERIRIAS, que al volver, te contara que lo he usado muchísimo. Están un poco desgastadas las ruedas y un día le hice un pequeño rasguño. También hubo un camión que pasando por una calle muy estrecha, me rompió el retrovisor, pero ya he conseguido dejarlo medianamente bien. Si me regalaste el coche, es porque querías que lo usara y el uso evidentemente, conlleva riesgo y muchas veces desgaste y roturas. Para tenerlo en el garaje, no me lo hubieras dado.


Para Dios una persona fiel es aquella que arriesga todo lo que Él le da. Dios honra a estas personas y cada vez les da más y más. Más proyectos, más responsabilidades, más dinero para poder llevar a cabo sueños cada vez más grandes, más dones, más capacidades, más bienes, más contactos, más influencia, más oportunidades, más y más y más y más.

¡ARRIESGA! ¡Fracasa! ¡Pierde! ¡Toma malas decisiones! Pero ¡MUÉVETE! Es la única forma de avanzar.

¡ARRIESGA! Anda una milla más. Toma esas responsabilidades difíciles que nadie quiere. Haz lo que los demás no hacen. Estáte dos años intentándolo sin ningún resultado. Pero ¡Arriesga! Es el orden de Dios. Es ser fiel a él.

¡TÚ TIENES COSAS AHORA MISMO QUE DIOS NECESITA QUE ARRIESGUES!

¡ARRIESGA! Es el hijo que Dios necesita tener.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s