Mission Trip: Verano 2016

El otro día leí en Twitter una frase que decía “ya se ha terminado el verano, y no he hecho casi nada de lo que tenía pensado hacer”. Mi realidad ha sido un poquito diferente, he hecho bastantes más cosas de las que pensaba hacer, ha sido mi verano más ocupado y sinceramente, lo veo muy difícil de superar; pero eso digo cada año.

mission-trip-verano-2016

Antes que nada quería pedir perdón. Perdón por haber estado tanto tiempo sin subir ningún artículo; espero que no vuelva a ocurrir, pero desde que abrí el blog me propuse que nunca escribiría por obligación ni presión de cumplir fechas, sino cuando realmente estuviera a gusto haciéndolo, y este verano, ni he tenido el tiempo ni el internet suficientes,  pero de todas formas, lo siento.

Vuelvo con muchas ganas, fuerzas e ideas para el blog. Ya tengo unos cuantos artículos en mente de temas que muchos de vosotros me habéis pedido. Me ilusionan y apasionan así que estoy preparado para subir unos cuantos en un breve periodo de tiempo. Estad atentos al blog o suscribiros ahí abajo para que os llegue una notificación al mail cada vez que escriba algo. Si alguien quiere que escriba acerca de un tema en concreto o algo así, no dudéis en decírmelo.

Procedamos a contar un poco el verano. Bueno, lo primero es que aunque no haya podido subir al blog, si que he estado muy activo en las redes sociales, por lo que la mayoría de vosotros estáis al día, sino, no dudéis en seguirme en Instagram (@marcosmdld) o mandarme una solicitud de amistad a Facebook (Marcos Martínez de Lagrán Diago).

El verano comenzó con SELJ (Seminario de Entrenamiento y discipulado juvenil). La verdad es que fue un tiempo en el que todos los jóvenes fueron llevados a una madurez con Dios desconocida para ellos, un tiempo en el que hubo muchísimo crecimiento espiritual, sanidades, renuncias, en el que comenzó una transformación de la mente y en el que además aprendimos bastante Biblia. Para rematar el avivamiento que comenzó allí, hubo algún joven que tomó definitivamente la decisión de entregar su vida a Jesús entendiendo lo que ello conllevaba. Los padres y las iglesias al escuchar los testimonios de este grupo de valientes, terminaron con la boca abierta. ¡Fue bestial! ¡NO TE PIERDAS EL DEL AÑO QUE VIENE!

img_6120
Son solo los de mi iglesia que hicieron SELJ, no tengo una foto de todos

King’s Kids siguió en su línea, es decir, siendo un éxito total. Este año hemos podido tener cuatro tours (duplicando el número del año pasado) y he podido dirigir dos de ellos. Por una parte, fuimos a Málaga. Una de las cosas que más me gusto de este año, es que la grandísima mayoría de los participantes iban por primera vez, lo cual, a parte de ser un reto, fue una oportunidad de discipulado que ha cambiado sus vidas. Antes de contar un poco cómo fue este tour, quiero mencionar que en los tours de Barcelona y Huelva, Dios también obró de formas sobrenaturales, como nos tiene acostumbrado a hacer. Os dejo un testimonio de mi hermano (director del tour de Huelva) explicando lo que ocurrió una de las noches:

“King’s Kids e Impact World Tour estábamos unidos en la ciudad de Huelva. Aquel día todo estaba saliendo mal en el escenario y los King’s Kids sentíamos que algo estaba ocurriendo en el mundo espiritual en ese lugar. Nos fuimos a la parte de atrás del escenario y comenzamos una guerra espiritual e intercesión muy fuerte. La oración fue desembocando en dejar de orar tanto por el lugar y centrarnos en nuestros propios compañeros. Fue una noche en la que Dios habló claramente a través de uno de nuestros líderes, en la que algunas de nuestras participantes experimentaron un abrazo que llevaban tiempo pidiéndole a Dios y en la que hubo bautismo en el Espíritu Santo e incluso interpretación de lenguas. Al terminar la noche, todo el equipo tenía un sentimiento de victoria.”

Joel Martínez de Lagrán, 18 años.

Por nuestra parte, estuvimos primero en Málaga y después de Algeciras. Las iglesias nos acogieron con una hospitalidad y amor muy grandes. Estuvimos realmente a gusto y fuimos extremadamente bendecidos por ellas. Lo importante también es, que pudimos devolverles la bendición. Pudimos animar mucho a pastores y líderes de jóvenes a continuar, trayendo refresco a sus ministerios, fue un tiempo de darnos mutuamente, hicimos muy buena piña.

img_4091
Aquí estamos solos los King’s Kids que fuimos a Málaga, ¡y faltan! Están todos en la foto principal del artículo 😉

En cuanto a los jóvenes, ocurrieron mis momentos favoritos, los de crisis individuales, en los que los jóvenes llorando quieren dejarlo todo, abandonar y no se ven capaces. Ese es el momento en el que comienza la gracia, en el que es Dios obrando a través de ellos y en el que aprenden acerca de dependencia de Dios y de discipulado. Resumiría este tour, como el tour de los 1 & 1, es decir, de las conversaciones individuales, del discipulado personal. Cada joven pudo irse con estas conversaciones a casa, y eso es demasiado importante.

Personalmente, gracias al “vida espiritual” del equipo, mi amigo, pastor y misionero Gabriel Gonzalez, pude descubrir acerca de los dones de ciencia y discernimiento de espíritus. Él me ayudo a ver todo desde una perspectiva más alta, desde una perspectiva espiritual. Me ayudó a entender muchos de los comportamientos de los jóvenes, de las reacciones que esperaban y de cómo había que actuar en esos momentos. Aprendí muchísimo acerca de discipulado. ¡Gracias Gabo!

A parte de eso, Dios también nos sorprendió muchísimo en el valor que más me gusta de King’s Kids, la capacidad espiritual, y os quería dejar un testimonio contado por Dani, un joven de mi iglesia:

“Durante un ‘Underground’ estaba cantando y orando en lenguas; solo quería estar con Dios y no centrarme en los demás. Cuando cerré los ojos y los volví a abrir comencé a ver a ‘clones’ de Jesús por toda la sala como si fueran personas que estaban con nosotros; con vestidos de su época, pelo y barba marrón, hablando con cada participante y estando ahí. Se lo conté a mi líder y me animó a contárselo a todo el equipo. Comencé a sentir un poder y una autoridad que no venían de mi y comencé a decir a cada uno lo que Jesús quería comunicarles; aunque solo fuera una palabra. De repente sentí que se despertó en mi un ministerio profético, dejé de ver a tantos Jesús y vi a uno solo que caminaba alrededor de la sala. Decidí seguirle. Cada vez que daba un paso me costaba más mover las piernas. Recordé que mi líder siempre me decía que debía seguir a Jesús, por lo que fui a donde él, le conté la nueva visión y le invité a que me acompañara a seguir los pasos que estaba andando Jesús. Mientras caminaba, de vez en cuando sentía como demonios se iban corriendo y se desataba una victoria en el mundo espiritual. Poco a poco, el resto de líderes del tour se fueron uniendo sorprendidos de cómo Dios estaba actuando de esa manera conmigo. Para mi fue impactante como creían en mi capacidad espiritual, la forma de expresar todo lo que estaba ocurriendo y cómo veía y escuchaba a Dios.”

Daniel Guzmán Bejarano, 14 años.

Después del tour, tras una semana de descanso, me embarqué en la aventura de dirigir un campamento en los preciosos y frondosos montes gallegos junto con un equipo de otros 12 líderes. Puedo decir que fue más difícil que dirigir un tour, pero es normal, sabiendo lo que Dios hizo con los niños, adolescentes y jóvenes a los que pudimos discipular durante aquella semana.

img_6484

Vimos a una niña de 9 años profetizar; a niños, adolescentes y jóvenes escuchar la voz de Dios, a una niña de 4 años entender la historia de la salvación, a jóvenes decidir seguir a Jesús cuando llegaron negándolo rotundamente y a niños y jóvenes tener su primer encuentro personal con Dios, llorando a cántaros por cómo Dios los estaba tocando y por lo que les estaba diciendo. Jóvenes pudieron entender cómo Jesús les veía y también Dios repartió llamados. ¡Uis! ¡Lo que Dios es capaz de hacer cuando 13 jóvenes deciden obedecerle! ¡Muchas gracias equipo, sin vuestra flexibilidad, disponibilidad y extremo espíritu de servicio, esto no hubiera sido posible!

Al volver a casa, recibimos a un grupo de JCUM (Juventud con una Misión) que estaba haciendo la práctica de su EDE (Escuela de discipulado y entrenamiento) en nuestra iglesia de Haro. Este grupo llevaba todo el verano con nosotros dirigiendo SELJ, ayudándonos en King’s Kids y Galicia, pero tuvimos el privilegio de además tenerlos en nuestra iglesia y ser muy bendecidos por ellos y el mensaje que nos trajeron.

En estos mismos días tuve que irme a África, a Costa de Marfil, a la conferencia internacional de King’s Kids. Fueron al fin mis 10 días de recibir. Dios siguió dándome piezas del puzzle de mi llamado. Pude unir muchas cosas, entender otras y especialmente volver con muchísimas ideas y visión tanto para King’s Kids España, como para el grupo de jóvenes, como para la Iglesia de Haro.

img_7031Tuve el privilegio de conocer a los fundadores y a otras 250 personas de unos 50 países que comparten los mismos valores y misión que yo. Fue un tiempo de renuevo, de recibir muchas invitaciones, de absorber todo lo que esos héroes de la fe desprendían, de poder bendecir también y dar a conocer el incansable trabajo que se está haciendo en España. ¡Fue una locura! Ya tengo ganas de la siguiente aunque sea dentro de cuatro años. Quiero dar gracias también a la familia Clewett porque fueron mi familia aquellos días e hicieron que todo para mi fuera más fácil y conocido.

Este es un breve resumen de estos dos últimos meses. Y digo breve porque Dios ha hecho decenas de milagros, me ha dado otra decena de regalos y bendiciones inesperadas y he aprendido también decenas de cosas nuevas.

Para terminar, dar gracias a todas las personas que estáis leyendo el blog, que creéis en mi, que me apoyáis tanto económicamente, como con oraciones, como mandándome al WhatsApp lo que Dios os habla, como con mensajes de ánimo que son demasiado importantes. Gracias a todas las nuevas personas que he conocido este verano, sois maravillosas cada una de vosotras y habéis contribuido en que este verano haya sido inolvidable. Gracias a mis equipos de liderazgo por el incontable trabajo, servicio y sacrificio que habéis hecho para hacer todo esto posible a mi lado. Gracias a mis mentores y coach por enseñarme tantas cosas y siempre propulsarme a ir un paso más. Gracias a mi familia por apoyarme de todas las formas posibles y por último gracias a mis padres por dejarme hacer todo esto, por entender a lo que Dios me está llamando, creerlo y apoyarme en que siga adelante.

¡Os espero en el siguiente articulo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s