No quiero ir al cielo

El cielo; un lugar donde no tendremos que evangelizar. ¡Que paraíso!

Hace poco tiempo, escuche está frase en medio de una conversación cotidiana. Y digo cotidiana, porque es una conversación que todos hemos tenido en un circulo de amigos cristianos. ¿Cómo será el cielo? Sin embargo, esta frase, me llamó mucho la atención, quizá porque nunca había pensado en ello.

No tendremos que evangelizar. Que tranquilidad, que paz; sin presión ni culpa por no hacerlo. Se nos quitará de encima una obligación.

no-quiero-ir-al-cielo

Puedes culparme de que justo ahora vengo de estar seis semanas aislado con Dios, de cada vez involucrarme más en el mundo de las misiones dentro de la medida de lo posible… y de que todo lo que me habla Dios está relacionado con este tema… pero la realidad es que… ¿vemos el evangelismo como una obligación?

Y la respuesta, siendo sinceros, es que la gran mayoría de nosotros si. Incluso sé, que eres capaz de decirme, qué cinco personas de tu iglesia no lo ven así, pero el resto, no nos engañemos… Vamos a un campamento y hay una actividad de evangelismo, no tenemos escapatoria. El grupo de jóvenes hace una salida sorpresa a la calle a hablar de Jesús a la gente, no tenemos escapatoria. O simplemente, la iglesia hace una actividad de evangelismo y sabemos que tenemos la obligación de ir.

Pero… aquí viene lo fuerte ¿estás preparado? En Lucas 15 nos encontramos tres parábolas, la de la oveja perdida, la de la moneda perdida y la del hijo pródigo. Sé que conoces las tres historias y no voy a contarlas, pero ¿sabes que tienen en común y cuál es la diferencia?

En las tres parábolas hay algo que se pierde. En la primera una oveja, en la segunda, una moneda y en la tercera un hijo. La diferencia es que en la primera y en la segunda, las personas a las que se les ha perdido la oveja y la moneda, dejan TODO lo que están haciendo para ir a buscar aquello que se ha perdido y desesperadamente, sufriendo, lo buscan y lo buscan hasta que consiguen traerlo de vuelta a casa. Como escuchaba el otro día en un monólogo, si se me queda un billete de 500€ en una lavadora, soy capaz de desmontarla pieza por pieza hasta que lo encuentre.

En la tercera parábola, el hijo pequeño se va. En cambio, vemos como nadie va a buscarlo. EL HERMANO MAYOR, LLORANDO Y DESESPERADO, TENÍA QUE HABERLO DEJADO TODO PARA RECUPERAR AQUELLO QUE SE HABÍA PERDIDO: UN HIJO. Nosotros somos el hermano mayor. Hay hermanos nuestros que se están perdiendo, que están perdidos, muchos que ni siquiera han oído hablar de Jesús y es nuestra obligación y deber ir a buscarlos, PERO MÁS QUE ESO, DEBERÍA SER NUESTRA PASIÓN, DESESPERO Y ANSIA el que estos hijos perdidos vuelvan a los brazos de su padre.

No tendremos que evangelizar. ¡Pues entonces yo no quiero ir al cielo!. No todavía. Allí ya no voy a poder hablar a mis amigos, familiares y personas alrededor del mundo que todavía no conocen a Jesús como su señor y salvador. Ya llegará el momento de ir al cielo y cuando esté allí intercederé por todas las personas que están dedicando su vida a que tengamos más vecinos ahí arriba. Pero por el momento, tengo el sumo privilegio de estar en la tierra y poder ser un hermano mayor, que conociendo al Padre, lo deje todo por ir a buscar aquello que se ha perdido y no pertenece al mundo.

¡Jo, que bonito suena esto! ¡Amén, amén! ¡así debemos ser!

¡No estoy hablando de palabras bonitas, ni quiero que sea un artículo motivador! Quiero lagrimas, quiero verte llorar por las personas que aún no conocen a Jesús, quiero que lo dejes todo, que te arriesgues, que salgas de tu comodidad, que vayas y mueras. Llantos, intercesión, desespero y angustia por todos esos hermanos tuyos que se están yendo a pasar toda una eternidad sin fin, al infierno.

Esa pasión. Ese desespero. Esas ganas de dejar la vida, como los jugadores de fútbol en el campo, por ir a las personas que aún no tienen una relación personal con su creador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s